Saltar al contenido →

No escribas «20» para referirte al año «2020»

Como 2020 es un número tan redondo y tan chulo, es muy habitual abreviarlo y dejar las fechas reducidas a 27/03/20.

Si alguien quiere falsificar esa fecha tan solo necesita añadir un par de numeritos al final, dejándola, por ejemplo en 27/03/2019.

Y al margen de las falsificaciones, puedes meter la pata sin querer. ¡Hoy me ha pasado a mí!

Un exceso de confianza

Cuando los programadores hacemos cambios en un programa escribimos dentro del código el nombre del programador y la fecha (para saber quién y cuándo ha hecho esos cambios).

Tengo una tecla que lo hace automáticamente, y escribe, por ejemplo:
// Modificado por Nacho Bracho (15/01/20)

Hoy quería repasar unos cambios que hice en enero de este año, así que he buscado «01/20». Y, para mi sorpresa, me he encontrado con todos los cambios realizados en

  • 01/2005
  • 01/2009
  • 01/2017
  • 01/2018
  • etc, etc, etc…

Porque en esas fechas, quizá por la novedad del año 2000 sí ponía las fechas completas. Sobre todo en la primera década, que empezaba por cero.

Por suerte no he provocado ningún desastre, al margen de la cara de pánfilo que se me ha quedado. Pero podía haber ocurrido. Imagina que me hubiera dado por borrar todos esos cambios.

Si mi cara de pánfilo es el precio para evitar que te pase a ti, me doy por satisfecho.

¿De verdad me pueden falsificar la fecha de un documento?

Se supone que estos desastres no pueden ocurrir en documentos oficiales, ya que lo normal es escribir las fechas completas o incluso con letra, para dificultar cualquier tipo de cambio malicioso.

Pero sí conviene tener un poco de cuidado en el día a día. No lo olvides: Todos los documentos son importantes, tanto los que entregas como los que recibes.

Si la fecha está guardada en un calendario informático, en una base de datos o una hoja de cálculo, lo más seguro es que el programa guarde internamente que es el año «2020», aunque en la pantalla o al imprimirlo lo escriba como «20». Así que no vas a tener problemas.

Lo irritante es encontrarte con pequeñas sorpresas incómodas, como me ha ocurrido a mí.

¿Y en el 2019 no pasaba algo parecido?

Sí, efectivamente, pero cambiar 19 por 1998 implica un salto de dos décadas. Una falsificación así sería demasiado descarada, y un error humano llamaría mucho la atención.

Antes del año 2000, lo habitual era escribir solo los dos últimos dígitos (85, 98, etc.). Lo que generó el famoso Efecto 2000. Eso sí que podía haberse convertido en un problema serio, porque las máquinas estaban almacenando solo esos dos dígitos.

Resumiendo

Para evitar problemas tan solo hay que tener un poco de sentido común. Y tú lo tienes, ¿verdad?

Cuando entregues un documento impreso o con la fecha escrita a mano, escribe siempre el año completo.

Y, sí el día del mes está entre el 1 y el 9, añade un cero por delante, para evitar que 3/3/2020 pueda convertirse en 13/3/2020


Comparte si piensas que este artículo puede ser útil para alguien:

Publicado en Seguridad Torpezas